Organización saludable: El secreto para crear un entorno laboral ideal

La OMS define textualmente un entorno laboral saludable como: “Un entorno de trabajo saludable es aquel en el que los trabajadores y jefes colaboran en un proceso de mejora continua para promover y proteger la salud, seguridad y bienestar de las personas, así como la sustentabilidad del ambiente de trabajo”.

Actualmente se habla también de organizaciones saludables, que son las empresas e instituciones que invierten recursos para mejorar el bienestar de sus trabajadores. La clave para entender el concepto está en el término saludable, ya que no se trata sólo del aspecto sanitario de los trabajadores, si no  que se hace extensivo a otros elementos que sirven para garantizar el bienestar 360 de las personas de la organización.

¿Cómo podemos garantizar el bienestar de los empleados?

Como organización saludable, es básico contar con un programa de bienestar laboral corporativo. El programa de bienestar se trata de un plan estratégico que implementan los departamentos de personas o los departamentos de prevención de riesgos laborales, según la organización. Éste se compone de políticas, beneficios y actividades que tienen la finalidad de mejorar diferentes dimensiones del bienestar de los trabajadores.

Cuando se aplica un plan de bienestar, se promueve la mejora de la salud, la eficiencia y la productividad de los empleados, y también se genera una mejora en el trabajo en equipo de los diferentes departamentos.

Organización saludable. Vemos una oficina con diferentes personas a derecha e izquierda de la imagen trabajando alrededor de una mesa de oficina con ordenadores, comentando cosas entre ellos con parecer feliz.

¿Qué se debe tener en cuenta a la hora de implementar un plan de bienestar?

Cuando se crea un plan de bienestar desde cero para llegar a ser una organización saludable, hay que tener en cuenta ciertos aspectos:

  • Es básico realizar un diagnóstico de la situación actual de la empresa.
  • Hay que diseñar un plan que se ajuste a las personas y a las condiciones del trabajo que realizan.
  • La comunicación hacia los empleados es muy importante, ya que su participación depende en gran medida de su adherencia al programa de bienestar.
  • Una vez implementado el plan de bienestar hay que hacer seguimiento de las acciones que se llevan a cabo y medir el resultado del programa. Los datos determinarán la eficacia del programa.

Organización saludable: los 4 pasos para conseguirlo

Lo más importante en cuanto al programa de bienestar es que sea personalizado, es decir, que se ajuste a las necesidades reales de los empleados. Por ejemplo, los trabajadores de oficina serán más propensos a necesitar un plan de bienestar físico, de alimentación saludable y ejercicio físico, debido a las horas que pasan sentados en una mesa.

En cuanto a los pasos necesarios para implementar un plan de bienestar laboral y así estar más cerca de ser una organización saludable, son los siguientes:

1. Identificar las necesidades de los empleados

Antes de implementar el plan de bienestar hay que estudiar la situación real de las personas y elaborar un diagnóstico de sus hábitos de salud y bienestar.

Para conocer sus necesidades reales, puedes realizar encuestas de satisfacción y de clima laboral. Esto te permitirá plantear objetivos reales y desarrollar programas de bienestar eficientes que vayan acorde con las necesidades del equipo.

Organización saludable. Se ven varias personas reunidas en torno a una mesa con tablets y tazas de café en lo que parece una reunión de trabajo.

2. Comunicar de manera eficiente el programa de bienestar

La comunicación es una parte fundamental en la implementación. Tiene que ser eficiente y fomentar la participación de los trabajadores para garantizar el éxito del plan de bienestar y ayudar a convertir la empresa en una organización saludable.

El plan de comunicación se debe elaborar teniendo en cuenta los canales de comunicación de la empresa, y qué acciones son necesarias para generar un impacto positivo.

En este punto también hay que tener en cuenta la comunicación externa, ya que la sociedad es un público importante para la empresa, y hacerle saber la preocupación por las personas de la organización mejora el employer branding.

3. Realizar un seguimiento periódico de los resultados

Hacer un seguimiento correcto garantiza el éxito del programa de bienestar, ya que permite poder adaptarlo a los cambios / situaciones que puedan surgir. También saber si el programa cubre las necesidades de las personas a corto y largo plazo es imprescindible para sostener la inversión a largo plazo.

4. Medir los resultados del programa de bienestar

Las métricas son las que nos van a indicar la eficacia del plan. En este apartado es importante tener en cuenta indicadores como el  feedback  y las calificaciones de los empleados. Ellos son la parte más importante del plan, así que ellos son los que dirán si el plan les ha ayudado a mejorar su bienestar. Otros indicadores pueden ser el nivel de productividad de la empresa y el número de bajas por enfermedad.

Organización saludable: los beneficios que aporta implementar un programa de bienestar

Los beneficios de implantar un programa de bienestar en la organización son numerosos. El más importante es la mejora en el bienestar físico y emocional de los trabajadores, lo cual incide directamente en la reducción del absentismo, las incapacidades temporales y la rotación. También ayuda a mejorar el clima laboral creando entornos saludables y seguros, que mejoran el orgullo de pertenencia y la imagen externa de la empresa. Esto hace más atractiva la organización y aumenta su capacidad de atraer y fidelizar talento. Muchas empresas ya lo han implementado al ver los beneficios que conlleva.

Suscríbete a la newsletter

×ATENCIÓ: Cookies no configurades en l'idioma actual. Revisa la teva configuració al plugin, gràcies!