Google y su propuesta híbrida para el teletrabajo

Hace años que las empresas de todo el mundo observan con curiosidad las prácticas de las organizaciones tecnológicas de Silicon Valley, que se muestran como las empresas más deseables para trabajar.

Aunque hace algún tiempo que ya no despiertan aquella admiración ciega de antes, es innegable que siguen marcando tendencia y son siempre un ejemplo que, aunque no implantemos todas sus prácticas, al menos sí las seguimos de cerca para ver qué podemos aplicar en nuestra empresa.

Con el fin de la pandemia, no son pocas las organizaciones que han optado por volver al trabajo presencial, en parte, refrendadas por las noticias que aparecían sobre Facebook, Google y demás gigantes.

Sin embargo, Sundar Pichai, CEO de Google envió hace unas semanas un e-mail a sus equipos donde les explicaba cuál iba a ser, finalmente, la política de la organización en materia de teletrabajo.

«El futuro del trabajo es flexibilidad»

Sundar Pichai

Contra todo pronóstico (o tal vez no, ya que los formatos híbridos ya eran una tendencia, si bien no mainstream), los Googlers, que así se llaman entre ellos los trabajadores del gigante californiano, podrán optar, siempre que su labor sea compatible, entre trabajar siempre en remoto, trabajar unos días en la oficina y otros en remoto, trabajar siempre en la oficina o, incluso,  trabajar desde las distintas sedes que tiene Google repartidas por todo el mundo, viviendo el estilo de vida knowmad, pero con un solo empleador.

Considerando estos cambios, la empresa calcula que alrededor de un 60% de los Googlers trabajarán en la oficina algunos días por semana, un 20% trabajará en nuevas localizaciones de oficinas y un 20% trabajará siempre desde casa.

Por supuesto, muchas empresas no van a poder ofrecer tal grado de flexibilidad a sus equipos, pero no debemos centrar el dilema entre presencialidad o teletrabajo, sino analizar caso por caso. Se trata, sobre todo, de escoger entre micromanagement o confianza, y aplicar el sistema que mejor se adapte a las necesidades del puesto de trabajo (reuniones presenciales, trabajo en equipo para fomentar la creatividad…) y la conciliación con la vida personal.

No olvidemos que la facilidad de conciliación es uno de los puntos más valorados del conocido como ‘salario emocional’. No perdamos talento por no saberle demostrar nuestra confianza.

Sin duda, una de las maneras de demostrar nuestro interés por nuestros equipos es ofrecerles herramientas que les empoderen para mejorar su bienestar y las plataformas de wellbeing son uno de los mejores instrumentos en un entorno híbrido como el que estamos viviendo por su capacidad de generar engagement esté donde esté el trabajador.

Suscríbete a la newsletter