El bienestar como estrategia de employee experience y employer branding

“Nuestro bienestar resulta de la combinación de la pasión por lo que hacemos cada día, la calidad de nuestras relaciones,  la seguridad de nuestras finanzas, nuestra fortaleza física, y el orgullo que sentimos por nuestra contribución a la comunidad” (Gallup).

Estel Mallorquí Ayach. Fundadora y Directora de Biwel

Los equipos directivos tienen un papel clave en la vida profesional y personal de sus personas y, a la vez, tienen en sus manos la oportunidad de crear una cultura de bienestar que contribuya a la mejora del ambiente en sus entornos de trabajo.

Las empresas, más allá de un simple lugar en el que trabajar, pueden decidir convertirse en el lugar ideal para trabajar, proporcionando vivencias compartidas y memorables para sus empleados fomentando, así, la creación de embajadores de marca y potenciar la atracción de talento (estrategia de employer branding). Para conseguirlo, es de vital importancia alinear el propósito de la empresa, con la marca y la cultura global. Cada elemento de la cultura y la política de recursos humanos pueden promover el bienestar de las personas que la conforman, consiguiendo así tener personas con un alto rendimiento sostenido, un alto sentimiento de pertenencia (engagement) y una alta tasa de fidelización de los empleados (estrategia employer experience).

Cuando la cultura de bienestar está ligada a la estrategia de employer experience y employer branding de la empresa, creando políticas y acciones que desarrollen experiencias vitales para los empleados, es cuando conseguimos generar un vínculo emocional con la empresa. Crear una experiencia del empleado coherente mejora el rendimiento individual, del equipo y del negocio.

Employer experience y employer branding

Gallup y otros estudios, destacan que los trabajadores que están prosperando en las cinco dimensiones del bienestar (trayectoria, social, financiero, comunitario, salud) pierden menos días de trabajo, logran mayor satisfacción de los clientes, resuelven los problemas con mayor facilidad y consiguen adaptarse a los cambios más rápidamente que los empleados que solo están prosperando en una de las dimensiones. Por lo tanto, cuanto mejor sea la experiencia del empleado, mejor será la del cliente y, por ende, su satisfacción y su capacidad de generar beneficios.

¿Qué puede hacer la empresa para facilitar el bienestar de sus personas en las 5 dimensiones?

Aquí algunos ejemplos:

  • Trayectoria: acompañar en el diseño del plan de carrera. Proporcionar herramientas para conocerse y formarse en sus soft skills y hard skills, así como facilitar el acceso a formaciones específicas para su perfil y posición.
  • Financiero: ofrecer retribuciones flexibles y variables, poner en valor los beneficios sociales actuales, descuentos, planes de jubilación, salarios adecuados y transparentes, eliminar la brecha de género, etc.
  • Social: ofrecer flexibilidad horaria, de vestimenta, aumento de días por maternidad/paternidad, plataformas de reconocimiento, plataformas de networking, servicios y programas de conciliación de la vida personal y profesional, espacios de intercambio de conocimientos, etc.
  • Comunitario: apoyar acciones socialmente responsables y solidarias, servicios de salud para las familias, aportar conocimientos sobre la especialidad de la empresa a la sociedad y su comunidad, etc.
  • Salud: facilitar entornos saludables (comedor, máquinas expendedoras, sala de descanso, espacios colaborativos e inspiracionales…), servicios y eventos formativos puntuales o continuos (workshops, PAE…), el portal de bienestar como canal de comunicación, etc.

El futuro de los portales de bienestar

Las plataformas de bienestar permiten centralizar en una única herramienta todos los programas y servicios que la empresa ofrece a sus trabajadores, pudiendo gestionar programas globales y deslocalizados en todas sus sedes nacionales y/o internacionales de forma integral y personalizada. Permiten, además, analizar, gestionar y medir en tiempo real la evolución de todos los programas de una forma segura y confidencial, ayudando a predecir comportamientos y patrones de salud, riesgos y estilos de vida.

Se pueden sincronizar con softwares de vigilancia de la salud y RRHH, así como con dispositivos inteligentes de fitness y médicos, permitiendo a la organización analizar, entrelazar y sistematizar datos agregados, lanzar campañas de bienestar segmentadas, hacer recomendaciones a cada trabajador según sus necesidades, fomentar la participación a actividades y retos corporativos, y de esta manera, crear y fomentar la cohesión entre equipos.

Fututro portales de bienestar

Por lo tanto, la empresa puede poner en valor las actividades, servicios y beneficios sociales actuales creando un ecosistema de reto, difusión y competitividad sana. El objetivo final es, entonces, sensibilizar y empoderar a las personas para que escojan conductas más saludables sostenidas en el tiempo y generar un compromiso continuo consigo mismo, con la empresa y con su entorno. Debemos conseguir que las personas se conviertan en gestoras y promotoras de su propia salud creando una sociedad más sana y sostenible. Los programas de bienestar más exitosos son aquellos que combinan, de una forma humanizada y experiencial, la ciencia, el conocimiento, el empoderamiento, el  gaming y la tecnología.

Conclusión

Los equipos directivos más influyentes del mundo reconocen que influyen en el bienestar de los empleados todos los días, para bien o para mal, y tienen la misión de mejorar sus vidas, no solo su desempeño. Mejorar el bienestar de las personas tiene un impacto directo en el resto de objetivos empresariales: aumento del compromiso, retención del talento, sentimiento de pertenencia y satisfacción, disminución del absentismo y un mejor clima laboral.

Facilitando el crecimiento personal de las personas que conforman la organización, un aspecto esencial para conseguir el rendimiento sostenido de nuestros equipos, mejoraremos la relación con los equipos, con los líderes y con la organización. El capital humano es el principal activo de la empresa, responsable de su crecimiento, y debemos cuidarlo creando empresas más saludables, seguras, productivas, humanas, competitivas y sostenibles.

Personas más comprometidas, felices y saludables generan empresas saludables y rentables.

Suscríbete a la newsletter