Del multitasking al mindfulness

Hasta hace poco, el multitasking era visto como una virtud, algo propio de personas ágiles y despiertas, capaces de pasar de una tarea a otra sin pestañear y con el foco puesto en hacer, más que en reflexionar.

Actualmente, ya hemos podido comprobar que, en realidad, la multitarea no funciona. Incluso la Wikipedia la define como “una aparente capacidad humana para realizar más de una tarea o actividad al mismo tiempo. La multitarea puede ocasionar pérdida de tiempo debido al cambio de contexto continuo y aparentemente causar más errores debido a una atención insuficiente.”

Ahora está de moda la atención plena, el mindfulness aplicado (también) a las organizaciones y, desde Biwel, apostamos por que no sea una moda pasajera sino que se instaure una forma de trabajar más humana, lenta pero altamente productiva y que ayuda a llegar a la excelencia.

Tras la crisis provocada por la pandemia, la forma de vida slow, más consciente y reflexiva ha ganado el terreno al piloto automático con el que vivíamos hasta entonces. Nos obligaron a parar de repente, y nos dimos cuenta de qué poco necesitamos en realidad para estar bien. Poco y bueno. Mejor una comida sencilla pero sana y casera, que un ultraprocesado que nos provoca una digestión difícil. Fuimos capaces de disfrutar una comida en casa con nuestra familia, volver a quedar con un amigo para tomar un café y descubrimos que, en realidad, cocinar nos relajaba y divertía.

En el trabajo también es importante el cambio que hemos experimentado. Cada vez es más habitual trabajar por bloques de tiempo en los que silenciamos los avisos (o interrupciones) para ganar en concentración y calidad en nuestro trabajo. Trabajar en modo ‘mindfulness’ sirve para hacer las tareas más estratégicas, aquellas que nos llevan a lograr nuestros objetivos, más allá de la cuestionable urgencia del día a día. Nos dimos cuenta de que, en verdad, pocas veces las urgencias son tales, y que es mil veces más efectivo a largo plazo, concentrarnos en aquellas cuestiones que, tras una reflexión, definimos como importantes.

Cómo pasar del multitasking inoperativo al mindfulness productivo:

  • Practica mindfulness para mejorar tu concentración. En la plataforma web+app de Biwel puedes aprender técnicas de mindfulness que podrás incorporar en tu día a día de manera sencilla, pero puedes empezar por aquí.
  • Planifica: Márcate objetivos estratégicos para tu trabajo y divídelos en hitos o tareas que puedas acabar en un día. Después pásalos a tu agenda o calendario
  • Revisa al final de cada día las tareas que debes acabar al día siguiente para empezar tu jornada plenamente enfocado
  • Dedica los primeros 90 minutos de tu jornada a la tarea más importante del día, sin distracciones (ni e-mails, ni notificaciones de redes sociales…)
  • Concéntrate en hacer esa tarea de la mejor manera posible, pregúntate si el resultado es el mejor que puedes ofrecer
  • La sensación de satisfacción de hacer las cosas a conciencia es muy gratificante, aumentando la confianza en ti misma y empujándote a mejorar cada día, sin prisa, pero sin pausa
  • No tengas duda de que tus managers también se darán cuenta del upgrade en la calidad de tu trabajo 🙂

Suscríbete a la newsletter

×ATENCIÓ: Cookies no configurades en l'idioma actual. Revisa la teva configuració al plugin, gràcies!