6 estrategias para hacer del ejercicio físico diario un hábito

Uno de los propósitos más comunes a inicios de año es el de reemprender el hábito de hacer ejercicio físico diario como si se tratase de lavarnos los dientes. Muchas veces sin embargo, este propósito tiene una esperanza de vida tan corta que nos acaba causando frustración.

A continuación os proponemos seis estrategias para no abandonar este propósito a las primeras de cambio:

Establecer objetivos realistas a corto plazo. Tener una meta o fin realista es básico para empezar con buen pie. Es necesario que el objetivo sea adecuado en función de la edad y el nivel de condición física actual. Un ejemplo podría ser: conseguir realizar 30′ de ejercicio físico diario cardiovascular (correr, nadar, caminar, ir en bicicleta …) a una intensidad del 70% de la frecuencia cardiaca máxima.

Elimina las barreras que te impiden hacer ejercicio. A veces un problema como el de tener demasiado tiempo de desplazamiento del trabajo a casa nos saca un tiempo muy valioso que no nos permite hacer Actividad Física diaria. Con soluciones tan sencillas como el simple hecho de llevar la mochilla en el trabajo puede ser suficiente.

Realizar actividades en grupo. Las actividades en grupo evitan los abandonos y son más divertidas ya que permiten relacionarnos con otra gente.

Hacer una autoevaluación después de cada sesión. Controlar el progreso semanal será básico para no caer en la autocomplacencia y el abandono. Una forma sencilla de hacerlo es anotar diariamente en una tabla los minutos de ejercicio realizado y la valoración subjetiva de la intensidad (del 1 al 10; siendo 1 poco intenso y 10 muy intenso).

Seguir un orden en la sesión. Las sesiones de ejercicio físico es necesario que respeten el calentamiento del principio y el enfriamiento o vuelta a la calma del final. Esto evitará malas sensaciones al inicio del entrenamiento y ayudará a prevenir lesiones.

Elegir actividades agradables y adecuadas. Se trata de elegir una actividad que nos guste para empezar a adquirir un hábito de ejercicio físico diario, será casi imposible que tengamos continuidad con el ejercicio si lo hacemos sin motivación

Suscríbete a la newsletter